Gustav - Otra vida desperdiciada

Friday, November 28, 2008

Incidentes Oníricos

¡Atención! El siguiente artículo contiene relatos de sueños y sabiendo lo molesto que esto puede ser para algunas personas intenté diferenciarlos claramente del resto del texto. Aunque ya que estamos, el resto tampoco es muy interesante, así que antes de seguir leyendo esto asegúrese que no tiene nada mejor que hacer con su vida.


Cuando empecé a pensar en escribir sobre esto debido a un par de incidentes un poco extraños que me pasaron imaginé que este no sería un artículo muy extenso. Principalmente porque en general ni siquiera tengo mucha oportunidad de soñar ya que desde hace mucho tiempo sufro de insomnio. No es que no duerma en lo absoluto, sino que me cuesta mucho dormirme y siempre termino durmiendo pocas horas.
Finalmente me dí cuenta que tenía bastantes cosas para contar. Tampoco es que tenga una vida onírica muy activa, más bien al contrario. No suelo recordar lo que sueño. Y no suelo recordar mis sueños porque, supongo, son demasiado ilógicos como para poder ser asimilados por mi mente racional consciente. Pero los pocos que llego a recordar... bueno, creo que son dignos de este artículo.
Obviamente no toda mi vida fue así, de hecho recuerdo que cuando era chico tenía un sueño recurrente cada vez que me subía la fiebre.

Yo estaba en una habitación muy amplia pero de forma muy irregular. Digamos que la habitación vista desde arriba sería parecida al dibujo de una explosión. Yo estaba en un rincón, en una punta, y ese lugar estaba lleno de basura. Lo que más recuerdo son papeles de diario. La habitación estaba atravesada por rayos láser (como los que ponen en las películas en donde hay alguna joya o tesoro para evitar que se los roben). Yo tenía que llegar a la otra punta de la habitación. Avanzaba muy lentamente para evitar los lásers y porque sentía el cuerpo pesado. Y entonces empezaba a sentir una presencia detrás de mi. En ningún sueño pude llegar a ver quién me perseguía, aunque creo que alguna vez llegué a verle la sombra. Era algo monstruoso, gigante y peludo. Era una carrera lenta porque aparentemente ÉL también tenía que evitar los lásers. Este sueño nunca llegó a concluirse, nunca llegué a la otra punta, nunca me alcanzó. Siempre me desperté antes.


Creo que de niño esto es lo único medianamente interesante que me pasó en lo que respecta a los sueños. Sobre todo por ser recurrente, y que coincidiera con mis estados febriles. Con mínimas variantes debo haber soñado lo mismo unas 10 veces por lo menos. Claro que también tenía otros sueños, de hecho, de chico recordaba mucho más mis sueños, pero eran sueños de lo más ordinarios que ni vale la pena mencionar.

Si fuera un poco supersticioso les diría que mi vida onírica se arruinó cuando escuché hablar de los sueños conscientes, es decir, que durante el sueño uno se da cuenta de que está soñando y puede hacer lo que quiera. Y digo que se arruinó porque, a pesar de ser bastante chico, se me ocurrió experimentar para tratar de tener sueños conscientes. Empecé a tratar de dormirme en posiciones medio incomodas (como sentado en una silla) para no dormirme del todo, o despertarme al rato de haber empezado a soñar. No conseguí en ese momento los sueños conscientes que quería, pero sí un par de sensaciones raras al trasladarse mi posición corporal al sueño.
Sin embargo, muchos años después y de pura casualidad pude tener un sueño consciente.

Yo me encontraba en una especie de reserva ecológica enorme pero situada en medio de una ciudad. Empezaba a caminar en una dirección subiendo una loma hasta que llegaba a una esquina cerrada por dos paredes enormes (presumiblemente medianeras de edificios). Entonces me daba cuenta que varias persona me habían seguido y que además todos estábamos siendo rodeados por todo tipo de alimañas (lagartos, arañas, serpientes, etc). Una de las mujeres que estaba allí con un bebé en brazos se puso histérica, dejó caer al chico y empezó a gritar. En ese momento yo veo que junto a un cocodrilo tengo lugar para pasar corriendo y escaparme, así que tomo al bebé en brazos y corro desesperado hasta encontrar un lugar seguro. Encuentro una casilla a pocos metros, me meto y pongo al bebé sobre una mesa para ver como está, pero me doy cuenta de que en la caída se rompió el cuello. En ese momento me agarra la desesperación a mí, voy a gritar pero de pronto me doy cuenta de que estoy soñando y me digo a mi mismo "¡Todo esto es de utilería!". Entonces vuelvo el tiempo atrás (!) al momento en que la mujer deja caer al chico, y en vez de perder la calma saco de mi sobaquera una magnum plateada como la de Sledge Hammer y les disparo en la cabeza a la madre y al bebé.

También si fuera un poco más supersticioso aún les diría que tuve un periodo de mi adolescencia en que tenía sueños proféticos. Pero soñar que uno va a bailar y se levanta una mina no es ni muy raro ni muy profético que digamos.
Más o menos por aquella época mis sueños se volvieron más bien escasos. No solo escasos en su regularidad sino también en su contenido. Dejaron de ser una historia para convertirse en un cuadro. El único recuerdo que me traía de los sueños era una imagen, como quién trae una fotografía de sus vacaciones. Casi todos ellos se podría resumir como "Estaba en tal lugar y pensaba tal cosa". ¡Ah! Como envidiaba a esas personas con sueños fantásticos, largos, con argumentos intrincados, y en especial a los sueños de ciencia ficción.
De todas formas, cada tanto, tengo algún sueño de lo más extravagante y que afortunadamente puede atravesar las barreras de mi raciocino para que lo pueda recordar. Por ejemplo una vez soñé que...

Ponía la tele porque quería enganchar una película de spider-man que no había visto. Desafortunadamente parece que tenía mal el horario porque agarraba justo el final. De todas formas mucho no me molestaba porque me daba cuenta de que se trataba de una especie de parodia en la que Peter Parker era negro. De esta película solo llegaba a ver unos pocos segundos pero en seguida empezaba otra. La película empezaba mostrando la parte de atrás de una cabaña en el bosque, medio de lejos. Venían caminando dos personas que entraban por el frente, e inmediatamente en el interior de la cabaña se escuchaban golpes y gritos. Súbitamente se abría una puerta trasera y de ella salía una especie de mono verde con camisa leñadora que en tres saltos se escapaba por un costado de la subjetiva. Entonces aparecía en letras grandes mayúsculas y amarillas el nombre de la película y de aquél singular animal: THE MURGE. No se molesten en buscarlo en el diccionario, esa palabra la inventé para mi sueño.

U otra vez que soñé que...

Estaba en lo alto de una colina, yo estaba vestido con un equipo de gimnasia y estaba acompañado por un hombre y una mujer de más o menos mi misma edad y vestidos de forma similar. Nuestro ejercicio consistía en bajar corriendo por la loma dando pasos cortitos pero con la singular propiedad de que cada paso que dábamos sonaba una nota musical. La nota variaba de acuerdo a en donde uno fuera poniendo los pies. Yo baje tocando variaciones del Vals Del Minuto de Chopin. Y les digo que lo disfruté muchísimo.

Pero todo esto no ha sido más que una introducción para contarles algunas cosas un poco extrañas en las que hay sueños involucrados y para las cuales aún no tengo una explicación del todo satisfactoria. La primera pasó hace bastante, un día que me quedé a pernoctar en un telo.

Yo recién me acabada de dormir y empecé a soñar que alguien había tirado una especie de freezbe y yo veía en cámara lenta como se iba acercando a una ventana. Iba volando, se iba acercando al vidrio y yo pensaba "Se va a romper, se va a romper". Y justo en el momento en el que el disco chocaba con la ventana rompiéndola me despertó el sonido de unos vidrios que se rompían en una habitación cercana (presumiblemente la vajilla de algún desayuno).

Durante mucho tiempo estuve intrigado con este incidente, ¿como pude soñar la ruptura del vidrio antes de que efectivamente sucediera? Porque yo veía en cámara lenta al freezbe volando y sabía que iba a romper el vidrio. La explicación que se me ocurrió y que me parece más sensata es que en nuestros sueños el tiempo no transcurre como lo percibimos. Nuestros sueños son en realidad un enredo de ideas que cuando nos despertamos adquieren una linealidad requerida por nuestra vida consciente pero que originalmente no tenían.

Pero no hace mucho me pasaron en poco tiempo un par de cosas que aún me desconciertan.
Un fin de semana entraron a robar a mi laburo y el Lunes cuando llegué encontré toda mi oficina revuelta. A la noche siguiente soñé que me olvidaba la puerta de mi dpto abierta y cuando me levantaba encontraba todos mis libros y discos tirados por el piso. Al despertarme fui inmediatamente a verificar que todo estuviera en orden y así lo encontré. Empecé a prepararme el desayuno más tranquilo pero en un momento, de pasada, noté que en un revistero estaban unos libros, apuntes y carpetas en una posición en los que yo JAMÁS los hubiera dejado. En ese momento me quedé helado, pero entonces recordé que el viernes había venido un amigo y el sábado una amiga y que probablemente en algún momento alguno de ellos debía haber cambiado esas cosas de lugar. Unos días después los consulté y ambos me juraron que ni se habían acercado a esas cosas. Aún no puedo explicarme lo que pasó. Lo único medianamente razonable que se me ocurre es que el día que salí con mi amigo haya vuelto tan borracho que no recuerde haber movido esas cosas. Pero no creo haber tomado tanto, y de haberlo hecho es menos probable aún que me ponga a tocar esas cosas.

Y poco tiempo después tuve un sueño bastante extenso y extraño.

Yo me encontraba con mi mejor amigo en una especie de anfiteatro natural al aire libre que se producía en un valle entre dos lomas. El lugar era muy grande y estaba todo un poco improvisado, por ejemplo los asientos era sillas plegables y entre las filas de asientos había árboles del lugar. La obra consistía básicamente en que los integrantes del público eramos un pueblo de pescadores y los actores pasaban repartiéndonos productos de panadería y repostería con formas alusivas al tema. Por ejemplo a mi me tocó un pan en forma de pez y otro en forma de nudo marino. Ambos calentitos, como recién hechos, y muy ricos. Recuerdo que mi amigo en un momento me dijo "Esto es parecido al Cirque Du Solei", pero creo que se refería a "La Fura Del Baus". En medio de todo esto, de pronto aparece un General muy nervioso corriendo y dando voces de alerta. Y en un momento me mira a mí y dice algo así como "No puede ser él, lo tapa el árbol". Entonces pasa un misil por sobre nuestras cabezas y explota cerca en el bosque. En ese momento me desperté, pero como todavía era temprano volví a dormirme. Y volví a soñar con el mismo lugar, pero esta vez no era un teatro sino que era una trinchera, todo estaba medio en ruinas y un soldado me llevaba del brazo. El General estaba parado en el mismo lugar e igualmente nervioso. Y le estaba preguntando a alguien "¿En donde está el que soñó con este lugar?". Y cuando el soldado que me tenía por el brazo le dice que soy yo, el General me mira y responde "No puede ser él, lo tapa el árbol". En ese momento volvió a aparecer el misil, volvió a explotar en el mismo lugar y yo me volví a despertar, pero ahora mucho más intranquilo.

Lo que realmente me desconcierta es que la frase que repitió el General recién tuvo sentido la segunda vez que la dijo y que entre ambos sueños estuve despierto y recordaba el primero. La verdad, aún no se como explicarlo satisfactoriamente.


5 Comments:

At 10:42 PM, Anonymous Saumensch said...

Mi querido amigo Gustav,
Como sabes, yo soy una persona que sueña mucho, és muy raro dormirme sin sueñar.
Tus sueños son los mejores, te lo juro!
"Y no suelo recordar mis sueños porque, supongo, son demasiado ilógicos como para poder ser asimilados por mi mente racional consciente."
Creo que esa fué la mejor frase del post.

Besos!

(Si, falta exactamente una semana.)

 
At 6:43 PM, Blogger Gustav said...

Yo estaba seguro que en el primer comentario de alguna forma iba a estar involucrado el disparo en la cabeza al bebé. Pero me imaginó que los ocasionales lectores que te precedieron quedaron demasiado espantados como para comentar algo.

 
At 6:25 PM, Blogger Saumensch said...

Si antes ellos tenian un "miedo" de vos, ahora es demasiado tarde.

No sos tan malo, te juro. ;)

 
At 11:48 PM, Blogger Norberto said...

Yo le diria al autor del post que intentara escarbar un poco mas en su niñez. Hubo un sueño a traves del cual incluso podriamos inventar un nuevo metodo para ir al baño con la asistencia de los padres. Vamos! Cuentelo!!

 
At 2:34 AM, Blogger Gustav said...

No, no. Por favor, todo eso ya prescribió. Además, ¿a quién no le ha pasado de niño el mojar la cama por estar soñando que sus padres instalaron un sistema de tuberías directo al baño?

 

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home