Gustav - Otra vida desperdiciada

Friday, August 28, 2009

Imágenes (fugitivas) en Movimiento

Recién ayer tuve oportunidad de ver, después de muchísimo tiempo, el programa de entrevistas que tuvo Max Headroom en la televisión inglesa. Lo vi entrevistando a Michael Cane, Sting, Duran Duran y William Shatner. No me pareció gran cosa, pero si me llamaron la atención dos detalles. Primero el parecido con otro programa de entrevistas que si me gustaba mucho llamado Space Ghost: Coast To Coast. Y segundo que Max parecía estar obsesionado con el golf.
Y después me quedé pensando en una relación un poco accidentada y peculiar que tengo con las películas. Por ejemplo, muchos se sorprenden de que me gusten las películas de golf (muchos se sorprenden hasta de que existan películas de golf). Y si no me creen ya mismo les puedo recomendar mis cuatro favoritas:

Caddyshacks: Con Chevy Chase, Rodney Dangerfield y Bill Murray. Todo transcurre en un club de golf muy exclusivo aunque algunos de sus miembros y personal son algo extravagantes.

Tin Cup: Con Kevin Coster. El protagonista es un muy buen jugador aunque demasiado temperamental para este deporte. Esto mismo lo alejo de los grandes circuitos hasta una lamentable escuela de cuarta, pero la aparición de una nueva alumna cambia las cosas. (Nunca terminé de entender realmente por que se llama Tin Cup)

The Legend Of Bagger Vance: Con Matt Damon y Will Smith. Un joven de pueblo con un futuro muy prometedor en este deporte queda traumatizado tras la guerra y pierde su swing. Cuando se organiza un torneo de singular importancia para su ciudad aparece una especie de ángel guardián que lo ayuda a poner en orden su vida.

Happy Gilmore: En muchos sentidos es una parodia de las dos anteriores, pero como es una comedia de Adam Sandler tienen que enfatizar el mal carácter del protagonista haciéndolo jugador de jockey fracasado.

Quizás lo bueno de estas películas es que como argumentalmente el golf en si no aporta mucho a los escritores no les queda más remedio que profundizar un poco en el espíritu humano para darle algún interés a la trama (eso o sexo, que también es siempre eficaz).

Pero lo que quería contar es algo que parece repetirse en mi relación con las películas. Tengo muy buena suerte para encontrar películas excelentes y poco conocidas, pero tengo muy mala suerte para averiguar como se llaman.
Por ejemplo hace mucho tiempo a canal 7 se le había dado por poner de relleno unas películas muy buenas que no promocionaban para nada y que si uno enganchaba de casualidad no tenía idea de que era lo que estaba viendo. Así me pasó que vi sin saber que veía a Top Secret, The Blues Brothers, The Last Revenge Of Bleu Geuse y varias más.
Y también me pasó con películas de ciencia ficción que vi de chico y que recién años después pude averiguar como se llamaban y volver a ver. Algunas que recuerdo ahora son:

West World: Un par de amigos deciden tomarse unas vacaciones en el lejano oeste. Esto es organizado por una especie de Disneyland futurista pero que hace una recreación completa del lugar con robots que se ven como personas. La recreación es tan completa que ellos, como pistoleros del oeste, pueden matar a tiros a quién les caiga mal, total son robots. El problema es que una especie de virus (informático/biológico) empieza a enloquecer a las máquinas.

Looker: Un tipo empieza a investigar a una agencia de publicidad cuyas modelos parecen tener una tendencia demasiado marcada al suicidio. Así descubre que las nuevas técnicas computarizadas de esta agencia hacen una recreación digital perfecta de las modelos que acta mejor que la original. Pero además desarrollaron un tipo de señal subliminal que insertan en sus publicidades. Lo mejor de todo es que el protagonista empieza a sufrir perdidas de tiempo (por ahí abre una canilla e inmediatamente está todo inundado), y esto sucede debido a un arma que usan los matones de esta agencia que dispara un rayo hipnótico que deja congelado por un tiempo a quién lo ve. (Hay una escena excelente de una pelea entre el protagonista y un matón con arma de rayo hipnótico)

The Last Chase: Con Lee Majors. Cuando la contaminación está llegando a un punto crítico queda prohibido bajo penas terribles el uso de combustibles fósiles. El protagonista, que había sido corredor de carreras, ahora no solo tiene un trabajo humillante sino que el régimen en el que viven le resulta un poco opresivo. Así que decide rearmarse un auto de carreras que había tenido la precaución de guardar por partes bajo el piso de su garage y fugarse tras la frontera. El gobierno que no puede permitir esto rescata un avión caza y aun viejo piloto para perseguirlo.

De hecho, esta última pude rescatarla del anonimato gracias a otra rareza que también me llevo mucho tiempo redescubrir. Una madrugada enganche una película en la que se veían sentados en unas butacas al pie de la pantalla las sombras de un hombre y dos robots. Estaban mirando una película vieja de ciencia ficción (de los 50's, medio trucha) y haciendo comentarios arriba de los diálogos. Uno de esos comentarios ('...but I'm not an alien') me llevó a descubrir Mystery Science Theater 3000 (MST3K), y que en verdad era un programa de televisión que consiste básicamente en eso, hacer comentarios arriba de las pésimas películas de clase B. Habían empezado en un canal local de EEUU y fueron haciendo fans y creciendo hasta que hacer esa película.
Pero bueno, lo realmente importante, a lo que quería llegar, es que todavía me quedan algunas películas que vi y que nunca pude averiguar como se llamaban. Así que quisiera hacer un llamado a la solidaridad para ver si alguien sabe algo de ellas y me puede pasar un dato.

- Un empresario muy exitoso entra en una crisis espiritual debido a su actividad. Alguien le sugiere que eso puede ser una especie de señal divina y él conjetura que si Dios lo eligió para llevar su mensaje debe ser por lo que mejor sabe hacer. Entonces decide empezar su propia religión. Primero hace un estudio de mercado para ver que es lo que quiere la gente, estudia a la competencia y contrata un equipo de marketing para promocionar el nuevo producto. Y el resultado es una religión en la que cagar a los demás no solo no es pecado sino que además está bien visto.

- En un futuro no muy claramente especificado la unidad monetaria es el tiempo de vida que le queda a uno. Por ejemplo, hay una escena en la que una mina pierde todo en el casino y se cae ahí redonda; y también están los inmortales, que vendrían a ser como los millonarios, pero están todos sentados en un parque al que se puede entrar solo una vez en la vida para que te den algún consejo o te otorguen algún permiso especial. El protagonista es un empresario que está tratando de hacer negocios con unos árboles sintéticos (ya que como la vida es el dinero no hay plantas que estén vivas gratuitamente, de hecho, lo único verde que se ve en toda la película son los árboles en donde están los inmortales). El tipo tiene varias dificultades para conseguir la guita/vida que necesita para el negocio y cuando la consigue su madre se enferma. Entonces usa su única oportunidad para ir a hablar con los inmortales para poder donarle parte de su vida a su madre, y excepcionalmente se le otorgan. Pero cuando está volviendo para salvar a su madre se cruza con una mina que le ofrece la oportunidad de invertir esa guita/vida en otro negocio y convertirse él mismo en millonario/inmortal.
Y bueno, no les cuento como sigue para ver si me ayudan a buscarla con más entusiasmo.


2 Comments:

At 10:38 PM, Blogger Saumensch said...

Creo que nunca me impressione tanto con vos do que hoy!

No tenia ni idea de que a vos te gusta peliculas de golf!

jajajaja

Simpre soorpreendendome...

Besos!

 
At 8:10 PM, Blogger Gustav said...

Lo más raro es que el golf mismo, como deporte, me parece aburridísimo. Pero las películas... ahhh... la películas son de lo mejor.

De todas formas me gusta poder sorprenderte, ahora ya tenés varias películas más para buscar y ver. ;-)

 

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home